Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 14: Mediciones científicas en Geobiología.


La geobiología es una disciplina que estudia la interacción entre la Tierra y los seres vivos. No es una ciencia dura sino una metodología que utiliza principios de la geología y la biología así como de tecnologías para medir esta interacción. Los primeros médicos que investigaron estos fenómenos fueron europeos, el inglés Havilland, el alemán Freiherr, el doctor Hager, presidente de la Asociación Científica de Doctores en Medicina de Austria, y el médico Ernst Hartmann.

Lo comenzaron a estudiar porque observaron una relación entre la estancia de las personas en lugares que parecían geofísicamente alterados y esto provocaba trastornos y enfermedades. La geobiología o ciencia del hábitat busca encontrar aquello que puede afectar la salud y el bienestar de las personas en determinados entornos. Se puede hacer con métodos de ciencia objetiva o de ciencia subjetiva.

Con los estudios de ciencia objetiva se puede medir el suelo haciendo un análisis en diferentes niveles. A nivel de suelo se mide mediante reflejo satelital óptico, emisiones termales, mapas de elevación digital. A nivel de suelo raso medio, se hace a través de un estudio radiométrico, emisiones rayos gamma. Las rocas duras se pueden detectar mediante emisiones magnéticas. Con respecto a la Geobiología continental se pueden hacer mapas de gravedad, se observan fracturas continentales en la tierra, superficiales y profundas. Y el análisis de superficie se hace con indicadores de anomalías geopáticas. El ambiente de un espacio se puede hacer a través de analizadores de espectro, sonopruebas. Y las radiaciones cósmicas a través de un arreglo de capacitores que miden las diferencias de influencia gravitacional en lugares específicos.

Utilizando un cuerpo entrenado para ello, a través de la ciencia subjetiva, también podemos detectar algunos de estos fenómenos. Diferentes culturas a lo largo y ancho del globo terrestre han encontrado agua y metales usando varillas, zahories y radiestesia. Las herramientas de las que se ayudan son amplificadores de lo que el cuerpo está procesando. Un péndulo, varilla o cualquier otro elemento no hace sino amplificar la señal que capta el cuerpo humano y con un trabajo interior cualquier persona puede desarrollar esa sensibilidad.

Lo que se busca en la geobiología con ayuda de geomagnetómetros, detectores de campos eléctricos, magnéticos y variaciones de la radiactividad natural es encontrar la mejor ubicación de una persona en su hábitat y así evitar situarla en áreas de influencia dañina que pudieran provocar efectos nocivos en su salud.

La Tierra es un inmenso campo magnético natural con dos polos, norte y sur. Ese magnetismo es imprescindible para la vida. Por ejemplo, las aves dependen de él para realizar sus movimientos migratorios. El campo magnético terrestre también experimenta variaciones locales. Eso significa que el suelo que pisamos (donde vivimos, donde trabajamos) está sometido a cambios magnéticos. A lo largo del día, el funcionamiento bioelectromagnético de nuestro organismo se ve obligado a adaptarse continuamente a esos cambios geomagnéticos que se registran en cada uno de los lugares donde estamos. Un análisis geomagnético puede detectar las variaciones magnéticas en un lugar concreto de la superficie terrestre. Para ello, se emplean geomagnetómetros. La densidad de flujo magnético de un lugar se mide en nT (nanoteslas). Además de los cambios magnéticos en la superficie terrestre, también pueden darse variaciones eléctricas o radiactivas. Hay distintos factores de origen natural que influyen en todos estos cambios como por ejemplo, las alteraciones geofísicas del subsuelo: fallas, corrientes de agua subterránea, áreas de contacto entre diferentes tipos de materiales, yacimientos metalíferos.