Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 15: Electricidad y magnetismo: ondas longitudinales y ondas transversales.


Existen tres tipos de ondas. Las ondas transversales eléctricas u ondas hertzianas. Las ondas escalares, ondas longitudinales eléctricas u ondas teslas y las ondas escalares longitudinales magnéticas u ondas vorticiales.

Las ondas longitudinales son ondas que su dirección de propagación es paralela a la dirección de vibración. Se mueven de derecha a izquierda generando movimientos de compresión y expansión (o rarefacción) como las ondas del sonido. Necesitan un medio de propagación, como el sonido. Además, existen las ondas longitudinales eléctricas llamadas ondas escalares como lo demostró hace más de cien años el físico N. Tesla con sus experimentos. Esto es posible extendiendo la teoría de campo de Maxwell para vórtices del campo eléctrico. Estos llamados vórtices potenciales son capaces de formar una estructura y propagarse en el espacio por su naturaleza de partícula como una onda de choque longitudinal. Este concepto está basado en el modelo de vórtices de anillos de Hermann von Helmholtz.

Las ondas transversales son ondas que su dirección de vibración es perpendicular a la dirección de propagación, se mueven de arriba hacia abajo generando una cresta y un valle, el movimiento de la radiación electromagnética. No necesitan un medio de propagación. Pueden viajar en el vacío (el espacio/tiempo).

Existe el campo eléctrico en su dirección longitudinal y el campo eléctrico en su dirección transversal. Pero también existe el campo magnético escalar o longitudinal y el campo magnético transversal. El ADN y la biología usa este campo magnético escalar. Esto ha sido probado en diferentes experimentos por el científico alemán Dr. Konstantin Meyl. La señal que es enviada por la Naturaleza fractal hacia un organismo biológico particular es mediante ondas escalares magnéticas.

Hay dos tipos de vórtices para generar un tornado. Uno que se contrae y otro que se expande. El vórtice que se contrae forma la estructura y en ingeniera eléctrica solo se tiene referencia del vórtice expansivo no del contractivo. Así el Dr. Meyl describe y explica este vórtice contractivo que es el que utiliza la biología para comunicarse. En la teoría de Maxwell el vórtice contractivo se le da un valor de cero para ignorarlo de las formulas y obtener resultados exitosos. Sin embargo, su valor en la Naturaleza no es de cero, ya que el ser humano utiliza estos vórtices magnético escalares en el cerebro para guardar información, en la memoria, en los nervios, en el ADN. La lectura y escritura de la información se hace utilizando ondas escalares magnéticas. Siempre tienes un vórtice desde dentro que se expande y uno desde fuera que se contrae. Así se forman los tornados.

El Dr. Konstantin Meyl (DNA and cell resonance, 2011) investigó que la resonancia ocurre cuando tenemos la misma frecuencia del ángulo de fase opuesto (entre el transmisor y el receptor), si tenemos la misma modulación y la misma forma de curva. Estas 3 condiciones son necesarias para tener resonancia. Esta es la razon por la cual el mal llamado ADN “basura” es tan necesario para la resonancia y para la creación de las sinapsis de las neuronas que generan cerca de 80 milivolts.
La química orgánica está organizada en sistemas toroidales y sistemas de anillos ya que las usa para emitir, almacenar y recibir información. Los biofotones se comunican en el rango de luz ultravioleta. En el ADN el eje horizontal es magnético, el eje eléctrico es el que apunta hacia la hélice y la hélice se mueve a la velocidad de la luz. Esto está interactuando con otros campos eléctricos o magnéticos en el ambiente. En los tejidos humanos, tenemos la velocidad del sonido (1470 metros por segundo que es la mitad de la resonancia del agua) y esa es la razón porque las células y los animales existimos gracias al agua. El agua es necesaria para la comunicación porque la vida comienza cuando dos células están comunicándose entre ellas.

Cuando medimos en el cuerpo humano ondas electromagnéticas en realidad no estamos midiendo las señales reales electromagnéticas sino una señal que refleja la señal mandada. Cuando controlamos el ADN con un espectroscopio vemos que se detecta la velocidad de la luz y obtenemos una frecuencia que es 260 a 280 nanómetros. Estos 260 nm es exactamente la condensación del ADN en una célula que se comprime desde 2 metros.

La velocidad del sonido en el aire es de 243 m/s. Si consideramos los 260 nm de la longitud de onda del ADN y calculamos la frecuencia del sonido, en el campo escalar de vórtices que mi cuerpo esté produciendo, la frecuencia es entre 2.5 y 2.8 GHz. El microondas trabaja a 2.4 GHz y es muy cerca de este resultado. Así el teléfono móvil que usa la misma frecuencia que el campo que emite el ADN. Esta frecuencia la usan los dispositivos móviles, el WiFi, el teléfono inalámbrico, el bluetooth y por tanto están en comunicación con nuestra ventana biológica.

Cuando uso un teléfono móvil, este emite ondas electromagnéticas que atraviesan mi cerebro. Estas ondas lo atraviesan y activan en él vórtices de información que están cambiando las propiedades del mismo, esto tiene un efecto biológico y es importante porque el ADN actúa como una antena que alimenta y retroalimenta la información cerebral. Por eso a mayor uso de teléfonos móviles, mayor ruido en las ondas cerebrales ya que el cerebro esta tratando de interpretar las señales emitidas por el aparato sin éxito, el resultado no deseado es la fatiga cerebral y la perdida de atención. El ADN es una antena compuesta de anillos y vórtices. Cuando se usa una tomografía computarizada se emplean campos magnéticos muy fuertes y señales de alta frecuencia. A 1.62 veces la velocidad de la luz los vórtices permanecen estables, a eso se le llama radiación de neutrinos.
Entre más rápido sean más fuertes son, se vuelven más estables y no se desvanecen. La naturaleza ha usado muchos sistemas de control para evitar que las señales destructivas nos toquen.

Los sistemas de bioresonancia siempre tienen un efecto en la parte escalar magnética. Si la parte escalar magnética tiene una influencia directa se puede construir un dispositivo que lo afecte. La onda escalar es sólo una onda portadora, si no hay otras señales, no hay información. Primero se necesita una resonancia entre el paciente y el dispositivo. Si se tiene esta resonancia se puede usar para bien o para mal. Se puede sanar con estos dispositivos porque los sistemas permiten una resonancia diamagnética. Lo que se hace es que debajo de una bobina Tesla se pone información, una botella con aceites, y se usa este aceite para modular las ondas portadoras y eso funciona aun considerando que en la actualidad tenemos diez mil veces menos fuerza del campo magnético terrestre.