Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 25: Dolmen y menhir: aspecto femenino y masculino.


Un dolmen es una construcción geométricamente femenina, megalítica, que consiste en varias losas hincadas en la tierra en posición vertical y una losa de cubierta apoyada sobre ellas en posición horizontal. Algunos dólmenes fueron creados como construcciones funerarias, otros como templos de oración o para generar un espacio de vacío de cruce de redes telúricas y con ello crear un espacio sagrado o de introspección. Los dólmenes orientan la línea de su eje en dirección Sureste, entre ellos aparece una zona neutra interior como si se tratara de un templo. La red Hartmann se aparta en las cuatro direcciones y rodea al dolmen como una especie de vasija, es decir, la zona del centro, en su interior es neutra, sin redes Hartman, creando una cavidad energética. Lugar ideal para la contención.

Algunos fueron diseñados y construidos como templos de culto que precedieron a los actuales y sus constructores obraron igual que quienes les precedieron, reyes nobles y religiosos quisieron ser enterrados en estos lugares. Los druidas construían dólmenes para acceder al campo electromagnético de un espacio, le llamaban las venas del dragón, en alusión a esta corriente telúrica.
Como en las pirámides el punto de acceso a ésta energía de punto cero es un tercio de la altura total.

El menhir, por el contrario, atrae la retícula Hartmann. Se deforma para adaptarse a esa atracción, de tal manera que se encuentra concentrada bajo los menhires, tanto en sentido Norte-Sur como Este-Oeste. Los menhires actúan como captadores y emisores de energías, como un obelisco. Se utilizan el acomodo de estas piedras como captadoras y emisoras de energía en beneficio de la agricultura, ya que convertían en más fértil un área dada. Funciona como una gigantesca aguja de acupuntura, se le conoce como geopuntura al hecho de colocar en cruces de líneas telúricas para incrementar o decrecer el campo electromagnético y su fractalidad para beneficio de una determinada zona.

El menhir, contrariamente al comportamiento del dolmen, atrae el campo magnético, que se deforma para adaptarse a esa atracción. Por lo general se encuentran bajo el menhir tres líneas tanto en sentido Norte-Sur como Este-Oeste, de modo que el Menhir queda intensificado por nueve nudos o cruces. Las líneas Hartmann pueden ser de nivel 1, 2 ó 3 según su intensidad y grosor. Generalmente, un menhir es colocado para atraer líneas Hartmann de nivel 3.