Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 4: Una civilización que levanta piedras de miles de toneladas.


La relación entre estas culturas va más allá del hecho de que muchas de las estructuras antiguas son pirámides. Si dibujamos una línea alrededor de la Tierra desde la Gran Pirámide de Giza se muestra un alineamiento con otros sitios antiguos que es tan preciso como para ser coincidencia. Machu Picchu, las líneas Nazca, la Isla de Pascua, todos están alineados con un margen de error de menos de un décimo de grado de latitud. También en el rango están Persepolis, la capital del antigua Persia; Mohenjo Daro, la antigua capital del valle Hindú; y la ciudad perdida de Petra. Dentro de un grado de latitud de esta línea de cohesión esta la ciudad antigua Sumeria de Ur, así como el complejo de templos antiguos de Angkor Wat en Cambodia.

Las piedras megalíticas usadas por los antiguos para construir muchos de sus sitios parecen haber sido cortadas y posicionadas con la misma técnica. Esto es una sorprendentemente similar manera de construir que ha permitido a estas estructuras sobrevivir por miles de años. El trilithon de los monolitos de Baalbek pesa cada uno 750 toneladas y muchas de estas piedras pesan cientos sino miles de toneladas. Han sido cortados con tal precisión que muchos siglos después aún están de pie. Es irracional pensar que todas estas culturas que usaron las mismas técnicas constructivas y de ingeniería y las mismas configuraciones geométricas, localizadas en patrones de significancia geográfica global, lo hayan hecho por azar. No solo es irracional pensar eso, es imposible. El cuerpo de evidencia que muestra consistentemente estos hechos físicos es muy grande como para sugerir que se hacía de manera aislada en el mundo. Sus métodos de construcción en muchos sitios megalíticos implican que tenían un nivel de sofisticación y capacidades tecnológicas mucho más avanzadas que las nuestras.

Hablando estrictamente, si no puedes levantar objetos muy grandes, no construyes con ellos y ciertamente no los apilas uno arriba del otro para producir monumentos con extrema precisión así como alinearlos a eventos astronómicos exactos alrededor del mundo. Hay muchas culturas que nos muestran esto. La Gran Pirámide de Giza en Egipto, las Pirámides de Xi´an en China y las Pirámides de Teotihuacán en México todas muestran un despliegue de alineación muy significativo con las tres estrellas de la constelación de Orión, comúnmente llamado el Cinturón de Orión.

La sinergia cultural innegable encontrada a través de muchas civilizaciones antiguas del mundo apunta en una dirección muy clara. La evidencia disponible sugiere los paralelismos obvios entre el conocimiento de técnicas constructivas, física, ingeniera, geometría, espiritualidad, cosmología y tecnología. ¿Quién hizo todo esto? Es especulación. Pero existen y eso nos invita a reflexionar y proponer hipótesis más allá de explicaciones simplistas.