Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 49: Unidad de medida primordial: longitud de Planck por el exponente del número áureo o por duplicación.


Desde la conceptualización hasta la construcción de un proyecto, el diseño biofractal, como todo diseño, es un proceso creativo que demanda la síntesis y el análisis del proyecto en su totalidad como en cada etapa. La diferencia entre el diseño biofractal y cualquier otro método de diseño es que éste toma en cuenta las matemáticas de la Naturaleza y las incorpora en proporciones y tamaños finales. Esto genera fractalidad o embonabilidad con el resto de las construcciones microcósmicas y macrocósmicas. Materializándolas en el mesocosmos: nuestro mundo celular. Tomamos como punto de partida la unidad de Planck o longitud de Planck que es la unidad mínima (hasta ahora conocida) de vibración del campo electromagnético. Esta longitud u oscilación tiene un valor muy pequeño del orden de 1.616 x 10 -34 metros. En algún momento de la evolución del pensamiento científico de nuestro planeta con aparatos más sofisticados podremos escudriñar seguramente en límites más pequeños. Sin embargo, por ahora este es el parámetro a partir del cual iniciamos con el diseño y vemos la embonabilidad del mismo.

Como lo apunta el físico Dan Winter, si multiplicamos la oscilación de Planck por el número áureo en diferentes potencias obtendremos la lista de eventos horizonte que coinciden con el mundo micro y macro cósmico. Lo que estamos haciendo es multiplicar la longitud de Planck por tantas veces la potencia de Phi y obtenemos cómo se embona el Universo en el que vivimos. Si esta misma lógica la extrapolamos al tamaño y proporción de las construcciones arquitectónicas lo que estamos haciendo es reverberar con la arquitectura del Universo.

En la grafica podemos observar el tiempo de Planck en años (el giro) con respecto a la potencia elevada. Para entender mejor la gráfica hay que comprender que la longitud de Planck (1.61619926 x 10-35 m), es el tiempo de Planck (1.35125 x 10 -43 seg) multiplicado por la velocidad de la luz. De tal manera que para efectos de la emisión electromagnética hay una relación donde se establece que la longitud de Planck por la proporción áurea elevado a una determinada integral para la longitud de onda es igual que el tiempo de Planck por la proporción áurea elevada a una determinada integral para la frecuencia.

En el eje vertical tenemos el tiempo mientras que en el eje horizontal el valor exacto de la integral siendo una ecuación que calcula el tiempo de Planck por la proporción áurea elevado a una integral. Un ejemplo seria calcular el año solar donde tenemos los siguientes valores: tiempo de Planck (1.35125 x 10^-43) x proporción áurea a la N (1.618 ^ 241.01) = 31538925.97 segundos que es igual a un año de revolución solar. También Winter calcula la revolución de Venus: tiempo de Planck x proporción áurea ^240 ( 224.701 días terrestres / año solar 365.242 = 0.6152 (~ proporción áurea). Y con ello se pudo calcular la frecuencia del Hidrogeno, ((1/1.35125 x 10^-43)/1.618033989 ^ 171 = 13.563688 Mhz.

Los tres valores del radio del Hidrogeno (0.282537 Angstrom, 0.457154 Angstrom, 0.739691 Angstrom) están en la longitud de Planck x Phi ^ 116, 117, 118. En el nivel celular el ADP tiene un tamaño de 1.93 Angstrom que se obtiene de la misma ecuación: longitud de Planck x phi ^ 120. Y mas increíble aun la fotosíntesis que ocurre en el rango de frecuencias de 427 nm y 691 nm le corresponde a longitud de Planck x phi ^ 136 y 137.
Un valor importante para el calculo arquitectónico es el del pie cuyo valor es de 0.3084 metros y lo obtenemos por longitud de Planck x phi ^ 164. También encontramos valores significativos en las ondas electromagnéticas que emite el cerebro humano, mismas que corresponden a la resonancia Schumann en tonos primordiales y armónicos: 2.78 Hz, 4.5 Hz, 7.29 Hz, 11.8 Hz, 19.09 Hz. En el corazón, el rango de variabilidad cardiaca, que son los armónicos que emite el corazón sano corresponden al valor 0.0959 Hz y lo obtenemos por longitud de Planck x phi ^ 210. El periodo de revolución solar de la Tierra y de Venus corresponde a longitud de Planck x phi ^ 240 y 241, respectivamente.

La unidad de medida inglesa, el pie, (longitud de Planck x phi ^ 164) encaja mejor en esta cascada de armónicos micro, meso y macro cósmica que el metro, ya que como intuitivamente John Michell (1977) lo dice a partir del trazo de diagonales áureas y armónicas del cuadrado tenemos las medidas sagradas de la antigüedad: 1.2165 pies = 1 remen; 1.2165 x raíz de 2 = 1.72 pies = 1 codo real; 1.2165 x raíz de 3 = 2.107 pies = 1 codo palestino; 1.2165 x raíz de 4 = 2.433 pies = 1 pie romano; 1.2165 x raíz de 5 = 2.72 pies = 1 yarda megalítica; 1.2165 x raíz de 6 = 2.98 pies = 1 yarda.

La teoría áurea de unificación de escala propuesta por D. Winter se relaciona directamente por la propuesta de unificación propuesta por N. Haramein, M. Hyson y E.A. Rauscher donde establecen que a partir de análisis teórico e información observacional, se puede organizar la materia utilizando la condición Schwarzschild de un agujero negro describiendo desde estructura cosmológicas hasta estructuras sub atómicas. Como lo hemos visto en capítulos anteriores sabemos que los sistemas vivos interactúan hacia el vacío (vastamente provisto de energía) en una ley de escala que obedece a la existencia de agujeros negros/blancos en cada centro toroidal.

Si continuamos con los cálculos astronómicos tenemos que si tomamos el año de Venus (225.7) y lo dividimos por Phi al cuadrado tenemos aproximadamente la revolución de Mercurio (86.2) días. Luego Mercurio (86.2) dividido por Phi nos da 53.3 días que no tiene relación con planeta alguno conocido pero si tomamos 53.3 días y lo dividimos por 2 es igual a 26.64 días, un numero muy cercano a la rotación del Sol en el Ecuador. Si tomamos ese valor como S, podemos obtener más valores en el Sistema Solar. 2 x S x Phi es igual a año de Mercurio; 2 x S x Phi a la tercera potencia es igual a 225.7 días, revolución solar de Venus. 2 x S x Phi a la cuarta nos da el año terrestre; 8/9 x S x Phi a la séptima potencia el de Marte; 4/3 x S x Phi a la decima el de Júpiter; 5/4 x S x Phi a la doceava el de Saturno; 11/5 x S x Phi a la treceava el de Urano; 7 x S x Phi a la doceava 12th el de Neptuno; y finalmente, 13/2 x S x Phi a la treceava 13th el de Plutón todos ellos en valores aproximados.

Con estos factores de referencia, escogemos en base al tamaño real de lo que queremos diseñar los números que se aproximen a nuestro objetivo. De entre ellos vamos a escoger aquel que se ajuste a las necesidades arquitectónicas de diseño y si no hay ninguno podremos iterar dicho número. Es decir, multiplicamos o dividimos la proporción áurea para obtener divisiones más pequeñas en la escala Planck/Phi.

Este proceso se hace para obtener construcciones o diseños cuya base estará en torno al universo dodecaédrico / icosaedrico con todo lo que esto implica. La progresión de la matriz dodeca/icosa es una estructura de matriz geométrica orientada a las construcciones publicas donde se busca compartir, distribuir, expandir e implotar/explotar la energía electromagnética.

Si por el contrario lo que buscamos es la estabilidad ecuánime para espacios privados o espacios destinados a ser vivienda, edificios o algún otro objetivo personal, es la matriz que se desdobla del cuboctaedro la que utilizamos. Para ellos es necesario tomar la longitud de Planck y octavarla, es decir, multiplicarla por dos para obtener una progresión con una lista de números que coincidirán o no con los tamaños deseados. Si no coinciden con el tamaño necesario de diseño, se obtiene el promedio del número menor y mayor del número dado y se octava nuevamente hasta encontrar la longitud deseada. Se itera el proceso.

... seguir leyendo