Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada



Sigue

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 5: El Mesocosmos y la Arquitectura Biológica.


Entre lo infinitamente grande, el macrocosmos, y lo infinitamente pequeño, el microcosmos, yace el mundo celular, la mitocondria y con ello la biología humana. Durante décadas los físicos han establecido un modelo matemático y geométrico que divorcia lo pequeño y lo gigantesco. Para lo grande, el mundo cósmico, se usan unas fórmulas y teorías que se contraponen para lo infinitamente pequeño, el mundo cuántico. Unas tienden al orden, las otras al caos. Teóricamente son irreconciliables porque están planteadas desde el sesgo del observador.

Sin embargo, gracias al avance teórico y experimental de la física de la unificación, hoy sabemos que son el mismo modelo, están integrados por la misma dinámica estructural: el toroide. Y dos expresiones surgen de ambas, la energía electromagnética y la energía gravitacional. No hace falta un doctorado en ciencias para observar que la Naturaleza en lo pequeño, lo mediano y lo grande usa las mismas estructuras geométricas. Movimientos toroidal, movimientos en espiral, anidación fractal. Las proporciones y la dinámica es la misma aunque el tamaño cambie. La atracción gravitacional que ejerce el Sol por el planeta Tierra es la misma atracción gravitacional que ejerce el protón por el electrón. Y en medio de la escala, conceptualmente, nos encontramos los seres humanos. Con toda nuestra cultura y nuestras construcciones. La pregunta central, medular es ¿por qué las construcciones no reflejan esta misma dinámica estructural de la Naturaleza? ¿En qué momento nos desvinculamos de estas matrices?

La propuesta central de la Arquitectura Biológica es revincularnos a este flujo energético mediante el uso e imitación de la dinámica y estructura de la Geometría de la Naturaleza, la Geometría Sagrada. La Arquitectura Biológica es el estado del arte para diseñar y construir con geometría sustentable elevando el nivel de inclusividad armónica del campo electromagnético y el campo gravitacional de la Naturaleza en relación con la Tierra, el Ser Humano y el Cosmos. Es un sistema de diseño para la creación de espacios geométricos trascendentes. Recuperar, imitar y trascender los patrones de diseño que emplea la Naturaleza para el sustento de una calidad de campo electromagnético de mayor interconexión. La fractalidad es la ciencia que sustenta este diseño.
La mejor manera para generar fractalidad es mediante la Geometría Sustentable, antiguamente llamada Geometría Sagrada. Esta geometría fractal se puede utilizar en tres esferas de diseño: la esfera de lo conceptual, la esfera de lo imaginario y la esfera de la real.

En la esfera de lo conceptual encontramos la abstracción intelectual mediante símbolos o arquetipos de una cultura dada. En la esfera de lo imaginario encontramos la manifestación de una imagen sensorial, sema o emoción proveniente de una cultura o como propuesta de diseño. Finalmente, en la esfera de lo real observamos una imitación de los procesos geométricos de creación natural de la vida en el cosmos.

La Geometría Sustentable es un camino que nos ayuda a comprender quiénes somos en relación armónica con nuestro medio ambiente. Es una guía hacia el centro de nuestra esencia. Todo en el universo está interconectado y más allá de la ilusión de independencia y separatividad, podemos observar patrones, códigos y estructuras que organizan el universo material. En la medida en que nos abrimos a percibir con menos juicio – menos moldes intelectuales, nos volvemos más útiles a la Naturaleza, por medio del diseño armónico de nuestro espacio o la fabricación de eco sistemas más complejos.

Como lo describimos en el libro del Poder de la Vida en la Geometría Sagrada y la Arquitectura Biológica (Ponce de León, 2008, p. 6), “La Geometría Sustentable es el estudio de la matemática de la vida. Es una metáfora de la ordenación del universo: el estudio de las proporciones, patrones, sistemas, códigos y símbolos que subyacen como eterna fuente de vida de la materia y del espíritu. La Geometría Sustentable es la huella digital de la Creación. Es el génesis de todas las formas de vida. Habitamos en un universo semiótico, es decir, construido a partir de procesos de significación. Elaboramos estos significados con base en códigos, estructuras, lenguajes y símbolos. La Naturaleza tiene también su propio lenguaje, el lenguaje geométrico. La Geometría Sustentable es el código que utiliza la Naturaleza para crear la vida.” Encontramos en diferentes culturas que estas leyes, estos códigos, les han servido para reproducir la armonía del universo en diferentes manifestaciones en la arquitectura y en el diseño de espacios.

Todos los movimientos obedecen a distintos patrones. La ciencia de la Geometría Sustentable es la Ciencia de la Implosión y describe estas leyes a través de formas, estructuras y proporciones. Es un lenguaje universal basado en las leyes innatas de la naturaleza y es un complemento excelente para cualquier arquitecto, diseñador, o personas involucradas en la armonización de espacios.

Cada cultura y sociedad, desde los inicios de los tiempos, ha tenido su propia versión de la interrelación sinergética de estos patrones. Ahora conocemos la geometría exacta de la embonación perfecta que es la clave real para la arquitectura regenerativa. Para comprender verdaderamente la Geometría Sustentable tenemos que comprender que todo en el universo está hecho de energía y que esta energía está en un estado continuo de transformación. Lo que vemos, tocamos y sentimos como “real” contiene el 0.0000001 de “materia”, el resto en un átomo es energía, son campos electromagnéticos y gravitacionales interactuando con todo lo demás. Todas las acciones obedecen a distintos patrones, y la Geometría Sustentable describe estas leyes a través de formas, figuras y proporciones. Este conocimiento te da la oportunidad de ver la imagen total de un espacio y su relación con las personas que lo viven.

Para diseñar coherentemente con la Física de la Naturaleza debemos aprender el lenguaje geométrico. Conocer cuál es la estructura y dinámica del universo en el que vivimos. Esta estructura es una matriz cubo-octaédrica que al comprimirse genera una matriz icosa-dodecaédrica. Y la dinámica del Universo es la dinámica del toroide. Diferentes físicos a lo largo del tiempo han escudriñado con intuición y razón la esencia de la estructura del Cosmos. Es de suma importancia conocer los avances de este paradigma y la visión de la Física Unificada a diferencia de la visión de la física moderna que tiende a la separación del micro, meso y macro cosmos.

La Física Unificada es la base científica para comprender porqué es tan importante diseñar en concordancia con el microcosmos y el macrocosmos tanto en proporciones matemáticas como en diseños geométricos. La visión de la Física Unificada logra integrar lo infinitamente pequeño, el universo cuántico, con lo infinitamente grande mediante el universo de estrellas y planetas. La pieza que falta en esta integración es construir espacios arquitectónicos que embonen en la lógica de la Naturaleza y salir del diseño caótico de casas y ciudades que han logrado darnos techo y cobijo pero no han logrado unificarnos con la Naturaleza ni con la fractalidad sus campos electromagnéticos. Prueba de ello es la creciente destrucción de recursos naturales para alimentar las megalópolis, las olas crecientes de violencia y desarticulación de vínculos humanos. Esto es reflejo de un campo electromagnético desordenado y desconectado del resto del Cosmos.

Tanto el microcosmos como el macrocosmos están organizados como un doble toroide. La rama de la física moderna que estudia el microcosmos (los átomos, partículas subatómicas, quarks) es la Física Cuántica. La rama de la física moderna que estudia el macrocosmos (estrellas, galaxias, cúmulos de galaxias, etc.) es la Física de la Relatividad, la física einsteniana. En medio de la escala tenemos el nivel celular, el nivel de la biología humana, con sus construcciones arquitectónicas que la mayoría no embonan con la geometría ni con la dinámica del microcosmos y el macrocosmos, salvo algunas excepciones como templos y construcciones modernas. ¿En qué momento los espacios en los que vivimos nos dan cobijo, nos protegen de la intemperie pero nos desconectan del flujo natural de la energía electromagnética y gravitacional que sucede como comunicación entre los átomos, la mitocondria celular y las galaxias?

El ADN humano es una antena que capta una inmensa cantidad de ondas provenientes del microcosmos y del macrocosmos. El ADN no sólo es una biocomputadora de programación proteica sino un dispositivo que recibe y transmite impulsos siguiendo la lógica de la mecánica de ondas. Como dice el físico N. Haramein “buscar la conciencia humana en el cerebro es como querer buscar al locutor en la radio”. Cuando diseñamos y vivimos en lugares que tienen la misma lógica geométrica de la Naturaleza nos enlazamos a ese flujo de información proveniente de los núcleos atómicos y de los núcleos galácticos, de los hoyos negros/blancos que existen en el centro de todo. Poéticamente podemos citar a B. Pascal que dijo “el universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna”. Del original en latín: «Deus est sphaera infinita ciuis centrum est ubique, circumferentia nusquam.»

Para comprender la Arquitectura Biológica tenemos que entender los principios básicos de la física cuántica, la dinámica de los electrones, los fotones virtuales y la matemática fractal. La biología es por definición eléctrica, magnética, fotónica, estática/dinámica, trivectorial y química. El voltaje, amperaje y la resistencia son las variables básicas para entender la electro-biología. Sin estas tres variables la arquitectura energética está incompleta. El voltaje (fuerza para mover los electrones), amperaje (cantidad de electrones), resistencia (dificultad o facilidad del material para que se muevan los electrones), capacitancia (capacidad para almacenar electrones potenciales), inductancia (oposición de un elemento conductor), oscilación (fluctuación de los electrones circulantes) son conceptos que se pueden aplican a cualquier material en construcción para determinar sus características en torno a la fractalidad del mismo.

Hay tres tipos de transformación de la información: genética - cíclica, precisa y pequeña - ; epigenética - que conecta el punto A con el punto B y metabólica - larga, adaptativa. Las partículas subatómicas pueden transmitir y recibir fotones virtuales, que son fotones que existen por un breve periodo de tiempo con relación al fotón de origen.

Cada célula en nuestro cuerpo emite más de 100,000 impulsos de luz o fotones por segundo. Estas emisiones lumínicas que son emitidas por todo aquello que está vivo son llamados biofotones y son el mecanismo rector atrás de todas las interacciones bioquímicas. Se han medido desde la década de los setenta por el biofísico Fritz-Albert Popp. En los modelos clásicos de química y física, la luz es emitida cuando un electrón se excita a un estado más alto de energía y luego se degrada a un estado menor energético y esto ocurre en cualquier momento que una reacción química sucede.

Tradicionalmente, la biología y la medicina se han enfocado en las reacciones bioquímicas entre proteínas, el ADN y otras moléculas dentro de la célula. De cualquier manera, un biofotón es emitido siempre antes de cada reacción bioquímica. Sin la señal del biofotón, no hay reacción química, son el sistema de mando de toda la bioquímica que ocurre en el cuerpo y en todo lo viviente. Es por ello que construir con materiales vivos tiene un impacto muy positivo en la salud humana. Literalmente, vivir en una casa hecha con materiales naturales emite biofotones y estos son absorbidos por los organismos vivos, cómo lo demuestra la investigación del candidato a Premio Nobel de Medicina sobre los micro túbulos E. de Robertis.

Los biofotones emiten en diferentes rangos del espectro electromagnético impulsos que afectan de manera diferente el cuerpo electromagnético humano. Así, el color rojo con cerca de 650 nm (nanómetros, 1x10-9) impacta el chakra raíz, la creatividad vital y afecta los problemas de sangre y anemias. El color naranja de 590 nm impacta el chakra sacro con su energía de asimilación y circulación y afecta los desórdenes de los pulmones y los riñones. El color amarillo de 570 nm es el ckakra del plexo solar relacionado a la estimulación intelectual y es afectado por los desórdenes estomacales, del páncreas y del hígado. El color verde de 510 nm corresponde al chakra cardiaco y afecta los problemas cardiacos y la hipertensión. El color azul de 475 nm del chakra de la garganta relacionado a la auto-expresión y es afectado por los problemas de tiroides y laríngeos. El índigo y violeta de 445 y 400 nm, respectivamente, se vinculan a la visión y los desórdenes de la misma y a las capacidades intelectuales superiores y desórdenes mentales y nerviosos.

La fuerza vital de un organismo vivo así como el de una construcción discurre entre la entropía, la termodinámica y la organización, la cuántica. Entre la vida y la muerte, la homeostasis determina qué tanta fractalidad emitirá una construcción para nutrir de información mediante los biofotones a un organismo. El corazón humano desarrolla una interacción magnética de 0.0005 gauss, y el cerebro humano desarrolla una interacción de 0.000005 gauss. Estos campos intervienen en la homeostasis de órganos e informan mediante pulsos magnéticos el orden cuántico para la subsistencia del cuerpo.