preview


Arqka Arquitectura Biológica y Geometría Sagrada

Extracto del libro "Arqka Arquitectura Biologica y Geometria Sagrada" de Arturo Ponce de León, Ninón Fregoso y Michael Rice" Adquierelo aquí

®Todos los derechos reservados. Autor del documento: Arturo Ponce de León para Arqka México. Colaboración: Ninón Fregoso.Se autoriza la reproducción del material contenido en este sitio siempre y cuando se cite la fuente y se respete la integridad del texto.

Artículo 74: Diseño permacultural sintetizado.


Existen cientos sino miles de libros respecto a la dimensión ecológica, económica, social y visionaria para construir una aldea. No repetiremos aquí el inmenso bagaje intelectual que existe pero si haremos una síntesis lo más densa de nutrientes posible. Siguiendo los principios de diseño de la permacultura lo primero que hacemos es observar e intervenir lo menos posible. Esto puede tardar una semana, un mes o un año. Pero, cuándo uno se para frente a un espacio ¿qué observa? La observación no es la contemplación meditativa de la belleza de un lugar. Es descubrir básicamente sus geometrías y funciones, es observar la dinámica de la estructura de los elementos, es decir, cómo se comportan a lo largo del tiempo los diferentes elementos que integran ese sistema.

Observar es ver detalles y relacionarlos, es ver el contexto y vincularlo, es ver la dinámica y la estructura subyacente de sus elementos y cómo interactúan. Para ello es indispensable platicar ampliamente con los habitantes del lugar, quienes han estado ahí por décadas y sus antepasados quizás por siglos. Hay que hacer una lista detallada de todo lo que observamos, de otra manera las intuiciones o percepciones se pueden quedar en el olvido. La mirada de quien observa determinará lo observado. Es el nivel de conciencia, literalmente, el nivel de calidad de pensamiento, emoción, acción, la fractalidad del campo electromagnético y gravitacional del observador lo que va a determinar contundentemente la dirección del diseño.

En algunas ocasiones después de mucho trabajo de campo ese observador deja de existir y se funde en lo observado. Ahí ocurre la magia de la percepción. Se entra al vacío, al punto cero del lugar y algunas revelaciones pueden ocurrir. Esta práctica requiere años de experiencia y de entrenamiento, callar la mente, abrir el corazón y ver hasta dejar de existir. ¿Quién deja de existir? La coraza caracterológica, el comúnmente llamado ego. Te desabrigas de las máscaras para sentir a través de la piel de los diferentes cuerpos físicos y sutiles y permitir ser uno con lo observado. Es cuando se expresa coloquialmente que el lugar te “dice” o te “revela” mensajes. No es que esto suceda así, sino que te fundes con el lugar y lo sientes. Tal como sientes tus manos o tus pies, su temperatura, su dimensión, sus características específicas. El proceso es similar. Ocurre en un instante magnificado de tiempo, en un toroide que se abre en el toroide del devenir temporal que se puede percibir como un tiempo ralentizado, cabe decir que, para los ojos de quien no está dentro de ese toroide, el tiempo discurre a su ritmo cotidiano.

Con esta lista detallada de lo observado se procede a enfocarse para capturar y almacenar energía, es decir, que el diseño permita la mayor acumulación de recursos materiales (agua, tierra, nutrientes, plantas, animales) con la menor intervención humana. Un buen diseño implica mayor tiempo libre. La Naturaleza es millones de años más sabia que el ser humano y ya posee sus formas de regulación y dinámicas de almacenamiento, sólo hay que imitarlo con un propósito en mente. El Sol nutre a los productores primarios (vegetales y microrganismos) que nutren a los consumidores primarios (herbívoros) que alimentan a los consumidores secundarios (carnívoros) y estos a los consumidores terciarios (omnívoros) para terminar el ciclo con los descomponedores que a modo toroidal regresaran su energía a un ciclo mayor.

Recordemos que la energía neta de un sistema es la energía obtenida dividida entre la energía invertida. Un ejemplo de un buen diseño seria hacerlo con pocos recursos, de manera eficiente, acumulando el agua en lo alto de las colinas, haciendo bancos de semillas, bibliotecas, conservas de alimentos, diseño solar pasivo de las construcciones, uso de leña para calentar espacios según el clima del lugar. En lugares boscosos es preferible espacios menos altos y más anchos que en lugares desérticos donde lo opuesto es lo cierto. En la agricultura actual se inyectan diez kilocalorías de energía fósil para obtener una kilocaloría. No es un proceso muy rentable. El déficit se paga con recursos del planeta Tierra o con la explotación laboral de millones de seres humanos.

El tercer paso en el diseño basado en los principios propuestos por Mollison (1997) es obtener un rendimiento. Y el rendimiento inmediato a obtener es la autosuficiencia (en la medida de lo posible porque evidentemente es imposible ser totalmente autosuficiente, ¿quién puede por sus propias manos y sin recurso externo fabricar un automóvil o una computadora?); la resiliencia que se obtiene por la flexibilidad de las variantes; que cada cuestión tenga varias posibles soluciones; plantar las especies de plantas que se den mejor en el lugar, es decir, especies nativas; costear la rentabilidad de tal o cual cosecha y finalmente, orientar hacia la simplicidad y frugalidad del diseño.

Para que el sistema funcione es necesario aplicar la autorregulación, es decir, el más alto grado de autosuficiencia es ser capaz de autorregularse. Esto quiere decir, que no es el exterior que se impone al mundo subjetivo del individuo sino el individuo a través de la ley toroidal se regula a sí mismo, cuánto puede consumir, cuánto puede gastar, cuánto puede invertir. Sólo él lo sabe. Cuando esta ley de retroalimentación toroidal se rompe es el exterior, el mismo sistema, otra persona o el ambiente quien impondrá su fuerza para corregir la dirección. Cuando se acepta la retroalimentación del exterior se cumple con la ley toroidal de anidación fractal. Estas integrando más formas pensamiento a tu bagaje intelectual o diferentes maneras de proceder emocionalmente con tu entorno. La retroalimentación es el espejo que agranda la conciencia.

Ya que la Naturaleza tiene miles de millones de años de evolución es más inteligente dejar que siga su curso. Esto lo logramos utilizando los recursos renovables. Se puede tener la sombra de un árbol si dejamos que ese árbol crezca lo suficiente, para ello, en ocasiones, es necesario hacer un raleo. Podar el excedente de árboles o plantas para fortalecer los necesarios. En lugar de agroquímicos se puede usar una planta alelopática como herbicida. Es importante cuidar la media vida de un recurso, o sea, que un bien o servicio dure tanto como lo que tarda en generarse en la Naturaleza.

El sistema debe pensarse para producir sin desperdicios, producir con el mayor nivel de alimentación de todos los sistemas. Que el desperdicio de una parte del sistema alimente a otra parte. Para ello es indispensable una filosofía de vida: la frugalidad voluntaria. La frugalidad es la cualidad de ser ahorrativo, próspero, prudente y económico en el uso de recursos consumibles, así como optimizar el uso del tiempo y el dinero para evitar el desperdicio, el derroche y la extravagancia. De otra manera toda la energía del colectivo se tendría que enfocar a producir gigantescas sumas de recursos para satisfacer la siempre insaciable maquina devoradora de deseos de consumo humano.

Hay que tener en mente la importancia de rechazar algo cuando no es útil, reducir el consumo de recursos, reutilizar aquello que tengamos disponible, reparar lo inservible y reciclar en la medida de lo posible recursos materiales y energéticos. Para ello en un asentamiento humano se debe apostar por la producción de objetos de calidad, objetos que traigan un valor añadido porque se intercomunican mejor con el resto del sistema.

En el proceso de diseño de los recursos hay que tener en cuenta que un mismo recurso cuando está correctamente integrado con el resto genera resiliencia en el sistema. Por ejemplo, los arboles cortavientos producen a su vez leña cuando acaban su ciclo; la polinización con varias especies que hacen el sistema más complejo y de más fácil durabilidad; las huertas con varias especies que aprovechan distintos nutrientes; ubicar plantas en distintas alturas de insolación posibilitan un mantenimiento más eficiente en la cosecha, el riego, el desmalezado.

Otro aspecto a considerar en el diseño global es preferir soluciones económicas y pequeñas en lugar de soluciones costosas que generen endeudamiento. La economía a pequeña escala con el uso de tecnología apropiada es más adecuada que el uso de recursos externos o préstamos que a largo plazo van a traer tensiones en el sistema. Dentro de esta filosofía de diseño uno de los valores más importantes es la diversidad, tanto de especies de plantas, anímales como de pensamiento, emociones, acciones. La diversidad cultural, de género, sexual, espiritual es lo que puede generar una interacción más rica en el quehacer humano y en el impacto de la vida misma. La salud de un sistema natural, del corazón humano, de la psique humana es la anidación constructiva de ondas, a mayor fractalidad mayor embonabilidad.

El límite de los terrenos y los bordes de un sistema, es decir, la piel de las capas del sistema es donde se generan la mayor cantidad de interconexiones y abundancia. Más especies diversas en un espacio reducido y más diversidad de ecosistemas generan abundancia de recursos. Finalmente, y opuesto al primer paso del diseño donde se busca observar como es el sistema, se busca tener una visión clara de cómo será el sistema en los años venideros. Cómo impactarán los sistemas de cultivo, las semillas introducidas, los animales de pastoreo, la pesca.

Cómo manejar un sistema agroforestal: organismos, heladas, cortinas de viento, huerto, suelo, plantas, bioindicadores, nutrientes, agua, arboles.Con respecto a los sistemas agroforestales, es decir, al cultivo de recursos del bosque tenemos que entenderlo como un sistema viviente dinámico que maximiza y complejiza las relaciones y la belleza; puede generar lluvias locales autónomamente (cuando hay mas de 10,000 hectáreas), genera un efecto de colchón de retención de erosiones y materiales; además, templa el clima, refresca el suelo en el día y entrega el calor en la noche regulando la temperatura climática; atrae mensajeros como aves para polinizar, genera cortinas de viento y es un acumulador de energía. Para su manejo lo más aconsejable es preguntar a las personas que han vivido muchos años en ese lugar los tipos de plantas que naturalmente se dan en la zona ya que ellos potencializan el ecosistema de origen. Podemos sembrar leguminosas que fijan el nitrógeno al suelo.

Las gramíneas dan bacterias que impiden el crecimiento de especies competidoras. La acacia negra es pionera en pastizales ya que fija el nitrógeno, es importante que en raleo se corten a un metro de altura del suelo para que exhalen más nitrógeno. Siempre es mejor buscar plantar especies multiusos para aprovechar diversas funciones de un mismo elemento.

Hay varios organismos que interactúan positivamente en el bosque. Las trichodermas, hongos, hacen simbiosis con los árboles, generan antibióticos, antivirus y antimicóticos. Protegen la semilla e inducen resistencia en la parte aérea del vegetal, además, pone a disposición del bosque ciertos microrganismos útiles. Las micorrizas, asociación de algunos hongos y las raíces de las plantas, mejoran la capacidad de absorción de nutrientes de la planta (aunque son sensibles a los agrotóxicos). Se puede sembrar acacia negra ya que es pionera en pastizales y fija el nitrógeno; kiwi como enredadera; fumo bravo, acacia blanca, falso cafeto o árboles frutales en los bordes de las zonas de bosque. También podemos utilizar huertas entre 5 y 15 metros del bosque para un buen manejo del sistema agroforestal.

El manejo de las heladas se puede lograr observando la topografía del lugar, el frío siempre irá hacia las zonas más bajas, lo opuesto ocurre con el calor. Si hubiera zonas intermedias donde se estanque el aire frío es importante tomarlo en cuenta para el crecimiento de plantas comestibles ya que si hay una helada seguramente se quemaran los frutos de las mismas. La orientación sur en el hemisferio Norte es el lado cálido, lo opuesto lo es para la orientación norte.

Las cortinas de viento incrementan entre un veinte y veinticinco por ciento la producción agrícola aportando polen, madera, leña, forraje, nitrógeno y micorrizas. Hay que alinearlas entre cinco y nueve hileras de árboles de hoja perenne y ramas abundantes para cubrir los vientos fríos. Es importante que sembremos distintas especies de árboles para contar con diferentes patrones de raíces y necesidades de nutrientes. El grosor de la cortina es de metro y medio de arbustos bajos, de dos a tres metros de árboles medianos y de tres a cuatro y medio arboles altos siendo los diez metros la altura máxima recomendable. Sin embargo, no son ideales los arboles de copas altas ya que dirigen el viento hacia abajo. Especies posibles que podríamos utilizar son las casuarinas, roble sedoso, pinos, acacias, sauces, aguaribay, laurel.

El huerto lo podemos ubicar en los claros y en los bordes y estará integrado al bosque. De manera general una planta necesita nitrógeno al principio de su desarrollo, luego fósforo y finalmente potasio. Hay que sembrar variedades de alturas, formas, sabores y olores de plantas. Existe mayor resiliencia del bosque en cuanto haya la mayor diversidad posible de cultivo ya que esto provee fibras, medicinas, condimentos, tinturas, hongos, líquenes, micro y macro organismos, animales silvestres como abejas, avispas, maderas nobles y leña para quien lo cultiva.
Un suelo vivo consiste en la mezcla de materia orgánica e inorgánica que contiene micro y macro organismos que le dan mucha fertilidad al mismo. Lo que hacen los organismos es ponerle en forma accesible la materia orgánica a los vegetales. Hay cerca de 10,000 millones de bacterias en un gramo de suelo fértil.

Algunas especies de plantas que pueden sembrarse para aumentar la diversidad, dependiendo las condiciones específicas de cada lugar son: espinaca malabar o de Nueva Zelandia, de gran producción, 3 m de altura, parecida al sabor de la lechuga; palmeras, atraen pájaros; fumo bravo; araucaria; hisvatia virginia, arbusto que aporta nitrógeno y soporta porotos; nuez pecana; poroto japonés; mates; papa del aire; acelga colorada y verde; cliomens, la flor se usa para fijar las tinturas en la cerámica; col china; caléndula, de flor comestible; salvia, con mucho polen; salvia guaraní, de flor comestible; nicotiana,”jazmín” tabaco, atrae insectos, pájaros y es muy perfumada; crisantemo, de origen japonés, comestible la hoja y la flor; zanahoria corta, para suelos no tan arenosos. Atrae insectos y avispas; remolacha marguell, tubérculo anaranjado; chia, flor azul, familia de las salvias; zapallito suchini; tanaceto, aromática; seikón, tubérculo dulce; poroto perenne, de 10 a 15 años; cardo mariano, de raíz profunda y gran aporte de materia orgánica.

Hay algunos bioindicadores para conocer la estructura del suelo, por ejemplo, la carqueja con consuelda y también la ortiga indican un suelo profundo, muy drenado y fértil; el pampa gras es indicador de suelos arcillosos, limosos y con poca materia orgánica; la caraguatá de suelos muy pesados. Los componentes físicos del suelo son la arena, la arcilla y el limo (arena muy fina o arcilla muy gruesa) y puede ser uno de ellos preponderante o tener distintas mezclas. Si quisiéramos hacer un muestreo del suelo para posterior análisis en laboratorio habría que tomar las muestras lejos de la actividad humana y de los alambrados a 30 cm de profundidad y diez muestras para una hectárea, mezclando todas las muestras.

Los nutrientes del bosque son preponderantemente la luz solar en un 95%, el Nitrógeno en un 2.5% y el resto de minerales en 2.5%. La disponibilidad de materia orgánica depende del trabajo de los microrganismos. El Nitrógeno está en la atmosfera como gas, sin embargo, las leguminosas tienen una simbiosis con bacterias que fijan el Nitrógeno (rizobium), también hay otras bacterias sin asociaciones simbióticas que lo fijan. Los animales aportan al suelo Nitrógeno mediante las heces y la orina haciendo que la planta lo absorba en forma de nitritos. Los nitritos y nitratos los lava el agua y se le adhieren más nutrientes. La mejor calidad de suelo es aquel que no presenta labranza, ni agroquímicos, ni abonos sintéticos.

El fósforo es el nutriente más hidrosoluble y está presente en algas, aves marinas y heces animales, siendo las micorrizas quienes lo ponen a disposición. El potasio participa en la química del engrosamiento celular y es abundante en suelos arcillosos. Lo encontramos cerca de la roca madre. Otros macronutrientes son el Hierro, el Calcio (para la división celular), el Magnesio (para la producción de clorofila) y el Azufre. Los micronutrientes son Zinc, Boro, Manganeso, Cobre, entre otros, éstos se fijan por los microrganismos y la microfauna del suelo.

Los factores biológicos del suelo son los ácidos orgánicos, generados por microrganismos y sus cadáveres, estabilizan el pH; las micorrizas/trichodermas que se inoculan con el suelo del bosque; la lombriz de tierra, que produce túneles y galerías beneficiosas, además, se alimentan con materia orgánica medianamente descompuesta; hormigas, que entierran la materia orgánica.

Con respecto al uso del agua la que tiene mayor valor es la que está arriba ya que no requiere inversión energética para bombeo. El agua es base de todo proceso biológico y debe servir para distintos usos como lavado de vajillas, riego, etc. Siguiendo las curvas de nivel, en zonas con pendiente, se hacen canales de recolección son desnivel suave a 1 ó 2% y se van almacenando en represas. Así se evita la erosión del suelo y se aumentan las vertientes al disminuirle la velocidad al agua.

... seguir leyendo